Receta fácil de risotto de pollo con champiñones

Un plato principal sencillo, pero lleno de sabor

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

200 gr. de arroz

1 Muslo de pollo

100 gr. de champiñones

1 litro de caldo

1/2 cebolla

Queso parmesano en polvo

Mantequilla

Aceite

Sal y pimienta

Elaboración

Tenemos una receta perfecta para triunfar, ya sea a la hora de comer o de cenar. Y es que el risotto es perfecto para cualquiera de las dos comidas principales del día, y más aún con esta versión con la que podrás disfrutar de este plato en tan solo 30 minutos.

Se trata de una de las recetas italianas más conocidas y apreciadas del mundo. Proviene de las regiones norte de Italia, aunque su consumo se ha extendido tanto al resto del país, como de forma internacional. Es un plato socorrido y resultón, dado que su textura cremosa o 'melosa' no suele ser muy habitual. Además, se trata de una receta que permite la improvisación, pudiéndole añadir casi cualquier ingrediente: verduras, diferentes tipos de carne, etc. 

En este caso proponemos una versión muy sencilla, pero llena de sabor: Risotto de pollo con champiñones.

1. Cortar en trozos los champiñones y en dados la cebolla. Deshuesar y trocear el muslo de pollo (en cualquiera de las tiendas Pollos Planes o haciendo el pedido online puedes seleccionar la opción de adquirirlo ya deshuesado y troceado). 

2. Añadir un chorrito de aceite en una cacerola y cocinar el pollo hasta que comience a dorarse. Añadir los champiñones y la cebolla y dejarlo rehogar a fuego medio durante alrededor de 5 minutos.

3. Añadir los 200 gr. de arroz y remover tostándolo junto con los ingredientes. Tras un minuto, añadimos 2/3 del litro de caldo de pollo

4. Lo dejamos todo cocer alrededor de 15 o 20 minutos hasta que se absorba el caldo. Para que la cocción sea más rápida hay que remover cada cierto tiempo y colocar la tapa sobre la cacerola, dejando siempre un pequeño hueco. Conforme el caldo desaparece, y el arroz todavía no está en su punto, hay que añadirle caldo.

5. Una vez esté cocido correctamente se añade medio vaso de caldo, el queso parmesano cubriendo la superficie, dos cucharadas de mantequilla, sal y pimienta al gusto. Remover todo junto a fuego medio/bajo hasta conseguir una textura melosa.

Nuestro consejo:

Es importante respetar el periodo de cocción del arroz elegido, así como no dejar el arroz demasiado pastoso. Y es que conforme se vaya enfriando esa consistencia aumentará y nos puede quedar demasiado compacto. Si antes de servir se observa que ha quedado demasiado espero siempre se puede añadir un poco más de caldo o agua.

Si buscas un plato más elaborado siempre puedes añadirle otros ingredientes como legumbres, verduras o pescado. Además, para aportarle más sabor a la receta puedes utilizar vino blanco para rehogar la cebolla y los champiñones.

comprar online en pollos planes