Pollo al horno tradicional

Una receta clásica, pero ¡deliciosa!

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

1 pollo entero
4 patatas
2 cebollas
3
dientes de ajo
Granos de pimienta negra

1 cucharada de perejil

1/2 limón
1
pizca de sal
Aceite de oliva
1
vasito de vino blanco 

Elaboración

Hoy os traemos una receta tradicional, pero que nada tiene que envidiar a otros platos. Y es que el pollo forma parte de la gastronomía mundial, de hecho, casi todos los países tienen su propia receta: con o sin salsa, con piel, con hierbas o especias, vegetales, cítricos, licores,...

No obstante, podríamos decir que la receta de pollo al horno tradicional es asado con sus propios jugos, con cierto toque a limón y hierbas aromáticas. Esta versión clásica es muy sencilla de preparar, pero no por ello menos deliciosa, ya que la carne queda jugosa en contraste con una piel muy crujiente. Si quieres disfrutar de este plato, perfecto para el día a día o servir a invitados, a continuación cómo prepararlo.

1. Pelar, lavar las patatas y luego cortarlas en rodajas. Trocear las cebollas en trozos de tamaño mediano y colocarlo todo en una bandeja adecuada para cocinar en el horno. Distribuir en capas alrededor de todo el recipiente y reservar. Pre-calentar el horno a 200 ºC.

2. Con el pollo ya limpio y preparado para asar (se puede hacer en casa o pedir en  la tienda Planes que lo preparen para cocinar). Colocarlo encima de todo el montón de patatas y cebollas repartido anteriormente, bañarlo con un buen chorro de aceite y agregar sal al gusto por toda la bandeja.

3. Aliñar los condimentos con un mortero. Meter el perejil, junto con los dientes de ajo y un poco
de aceite, 
aplastarlo todo bien para que se vayan mezclando los sabores hasta conseguir un salsa. Verterlo todo sobre el pollo, las patatas y las cebollas.

4. Introducir media cebolla y medio limón dentro del pollo. meterlo todo en el horno durante unos 90 minutos. Una vez bien dorado, ¡servir y disfrutar! 

Nuestro consejo:

Para conseguir que el pollo quede bien dorado, es aconsejable cada 30 minutos más o menos darle la vuelta, de modo que se cocine bien por ambos lados. Y si sobra, una opción muy buena para aprovecharlo es desmenuzarlo y hacer otra receta igual de clásica y deliciosa, unas croquetas de pollo.

Y si te ha gustado esta receta, te invitamos a visitar nuestro blog. Un espacio donde descubrirás un montón de recetas (en familia, en pareja, para niños,...), trucos y consejos para disfrutar cocinando con productos frescos y saludables.