Piruletas de pollo con centro de queso

Receta de pollo

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

600 g de pollo (dos pechugas)
250 g de queso mozarella
2 huevos
1 limón
50 ml de leche
Sal, ajo en polvo, pan rallado y aceite 

Elaboración

Las recetas con pollo suelen ser las favoritas de los más peques de la casa. Y es que es uno de las primeras carnes que comienzan a probar los niños, ya que sus sabor es muy suave y sus beneficios numerosos. La carne de pollo es tierna, sabrosa y muy fácil de digerir por su bajo contenido en grasa. Aspectos muy positivos que se suman a la gran versatilidad de este alimento. Con él se pueden preparar desde los platos más tradicionales, como el pollo al horno o croquetas, o recetas algo más 'modernas', y que les suelen encantar a los niños, como los nuggets o la deliciosa receta que os traemos hoy: Piruletas de pollo con centro de queso. 

Es un plato ideal para cocinar con los niños en casa, y además puede ser un perfecto aperitivo, entrante o tapa que le encantará a toda la familia.

¡Podrás elaborarla en tan solo 30 minutos y será todo un éxito! Empezamos:

1. Comenzar cortando el pollo en dados muy pequeños, o también se puede triturar.

2. A continuación, añadir uno de los huevos, el limón, el queso (reservar un poco para más adelante), la leche y la sal. Mezclarlo todo bien hasta formar una pasta homogénea y dejar que repose en la nevera una hora como mínimo.

3. Una vez la masa ha reposado, hacer las bolas trabajando con las manos humedecidas, y poner en el centro un poco del queso que teníamos reservado.

4. Cuando las bolas de pollo y queso estén listas, batir el otro huevo en un plato, y mezclar la harina con un poco de ajo en polvo. Pasar las bolas por el huevo y después por el pan rallado.

5. Para finalizar, freír las bolas en abundante aceite caliente.


Nuestro consejo:

Adapta esta receta utilizando el queso y las hierbas aromáticas que más te gusten. Puedes probar con un queso fresco si buscas un sabor más ligero, o a utilizar curry en el rebozado para un sabor más exótico.