Muslos de pollo a la naranja

Una receta sana y llena de sabor

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

4 Muslos de pollo casero

1 Cebolla

2 Dientes de ajo

2 Naranjas

1 Tomate 

1 Pimiento rojo

Pimentón dulce

Tomillo

Sal y pimienta

Aceite de oliva

Elaboración

La carne de pollo es una de las más versátiles por su facilidad de cocinado, su sabor suave y su bajo precio en comparación con otras carnes. Además aporta nutrientes esenciales con un aporte de calorías moderado, por lo que es uno de los ingredientes más utilizado en nuestra dieta mediterránea.

Si quieres conocer una receta fácil con pollo, la que hoy te proponemos te encantará, y es que posee un gusto dulce y cítrico que contrasta a la perfección con el sabor de los muslos de pollo al horno. ¡Simplemente te encantará!

Y si además te decimos que es una receta muy saludable recomendada por la nutricionista Laura Jorge, ¿a qué esperas para probarla? 🙂


1. En primer lugar trocearemos la cebolla  y los dos dientes de ajo. No es necesario que queden perfectos ya que a continuación los trituraremos con la batidora durante unos segundos. Añade una cucharada de aceite de oliva para que la mezcla quede más homogénea. 

2. En una bandeja de horno, coloca los muslos de pollo casero. Salpimenta al gusto y pon un chorrito de aceite de oliva por encima.

3. Exprime el zumo de una de las naranjas, y viértelo por encima de los muslos. Añade también la mezcla de cebolla, ajo y aceite a la bandeja. 

4. Pica el tomate y corta el pimiento a tiras. Ponlo en la bandeja de horno junto al resto de ingredientes y esparce por encima un poco de pimentón (dulce o picante a tu elección) y tomillo.

5. Cocina todo en el horno durante 45 minutos. Cada 15 minutos revisa el color de la carne y voltéala si es necesario. Pasado el tiempo indicado, añade unas rodajas muy finitas de naranja por encima y déjalo reposar unos minutos para que se integre con la carne. 


¡Y listo! Una receta súper sana y sabrosa para toda la familia. Puedes acompañarla de patatas al horno, chips de verdura, un poco de arroz o tu guarnición favorita.