Mini pizzas de calabacín con carne picada de pollo

Receta de pollo

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes
2 calabacines grandes 
1 tomate
1 cebolla blanca
150 gr. Queso Mozzarella
60 gr. de queso rallado
1 tarro de tomate frito
10 ml Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra molida

Elaboración
Los calabacines son un alimento que deberíamos de comer mucho más. Una hortaliza muy popular que suele gustar mucho, es perfecta para diferentes elaboraciones. Los calabacines son muy versátiles, saludables y están deliciosos. 

Existen muchas formas de utilizar este alimento, hoy te damos una idea diferente. Haremos un plato pensado para los niños, es divertido, y a su vez saludable. Ya que además de todos los beneficios de la verdura, también incluimos todo lo que nos aporta la carne de pollo como proteínas y vitaminas del grupo B.

Esta receta de mini pizzas de calabacín con carne picada  de pollo es perfecta para cualquier momento, fácil y deliciosa. Conquistará a todos en casa: ¡Están buenísimas!

1. El primer paso es lavar bien los calabacines, secarlos y cortarlos en rodajas, aproximadamente de un centímetro de grosor, de modo que serán nuestra base de pizza. 

2. Precalentar el horno a 180ºC, mientras se calienta el horno preparamos el relleno.

3. Coger la sartén donde cocinar la cebolla junto con la carne picada de pollo. Echar el aceite de oliva, y una vez caliente añadimos la cebolla y la carne. Sazonar con sal y pimienta. Agregar el tomate y seguir salteando todo hasta que la carne vaya cogiendo color. 

4. El horno ya estará caliente, por lo tanto el siguiente paso es colocar papel vegetal en la bandeja, y sobre ella ir extendiendo las rodajas de calabacín. Encima de cada rodaja repartir bien la mezcla de carne picada de pollo, a lo que le sumaremos queso mozzarella sobre cada rodaja.

5. Las mini pizzas de berenjena deben de ir bien extendidas, a lo ancho y a lo largo de la superficie de la bandeja. Una vez listas en la bandeja, cerrar el horno y dejarlo unos 20 minutos hasta que la base de berenjena está hecha. 

6. Para rematar nuestro plato, tan sólo tenemos que abrir el horno echar queso rallado por encima y dejarlas unos 5 minutos más para que se funda y se quede bien dorado.

¡Y ya tenemos nuestras mini pizzas de berenjena y carne picada de pollo listas! 

Nuestro consejo:

Al igual que puedes añadir algún otro ingrediente que te guste sobre las rodajas de calabacín, como por ejemplo si buscas un sabor más intenso, atún, taquitos de jamón o pechuga de pollo, etc. Si no tienes queso mozzarella o no te gusta, también puedes emplear queso fresco. 
Es recomendable que a la hora de servir las mini pizzas, estén calientes o tibias, disfrutaremos mucho más que si se encuentran algo frías. 




Descubre la APP de Pollos Planes, tu compra fresca a domicilio o recoger en tienda