Snack de garbanzos crujientes

al horno y con especias

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de curry
1 cucharada de cebolla en polvo
1 cucharada de cúrcuma
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharada de comino molido
1 cucharada de pimienta
Elaboración

Esta receta de garbanzos crujientes es una opción perfecta para picotear algo entre horas o para hacer una aperitivo de una forma muy saludable. Es una receta fácil y sencilla que si la sigues al pie de la letra estarás delante de uno de los snacks más deliciosos y buenos.

Picar algo entre horas, tomar un aperitivo o matar el hambre ya no será un problema, con estos garbanzos al horno crujientes con especias, ya que son caseros, naturales y beneficiosos para el cuerpo.

Te dejamos los pequeños pasos para preparar este snack, toma nota de como realizar este picoteo. 

Garbanzos crujientes al horno con especias 

1/  Podemos dejar en remojo la noche de antes los garbanzos y hervirlos al día siguiente o optar por comprar un bote de garbanzos ya cocinados. Una opción mucho más rápida e igual de saludable.

2/ En cualquiera de las opciones deberemos escurrir los garbanzos y dejarlos limpios sin esa especie de gelatina que traen los garbanzos. Y tras escurrirlos, deberemos secarlos bien sobre papel absorbente para que no quede nada de agua que se haya podido generar. 

3/ Cuando estén bien secos, los pondremos en un recipiente grande para ir incorporando todas las cucharaditas de las especias: comino, pimienta, pimentón dulce, cúrcuma y cebolla en polvo. 

Las especias son opcionales, puedes añadirles las que más te gusten, esta es nuestra selección.

4/ Prepararemos una fuente de horno con papel vegetal para evitar que se peguen. Añadiremos el aceite de oliva a los garbanzos y los pondremos bien extendidos sobre la fuente.

5/ Por último, los meteremos en el horno a unos 130º unos 60 minutos e iremos removiéndolos cada 20 minutos para que el tostado sea uniforme.

IMPORTANTE: Ir probando los garbanzos hasta que tengan la textura perfecta o hasta el nivel de crujiente sea el más adecuado. 

¿Cómo guardar los garbanzos?

Cuando estén listos, puedes guardarlos en un recipiente cerrado en la nevera para que no pierdan ni el sabor ni la textura. De esta forma, estarán listos para convertirse en un picoteo de vicio y una opción saludable para tomar entre horas.