Espirales de hojaldre

¡No te resistas!

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

1 placa de hojaldre
1 cd
. de harina
1 cdt
. de mojo de cilantro
80 gr
de queso emmental rallado
1 Pechuga de pollo
1 huevo
1
Pizca de pimienta negra
1
Pizca de sal
1
Pizca de aceite de oliva virgen extra 

Elaboración

Si buscas recetas para niños fáciles, saludables y rápidas de preparar, en nuestra sección de 'Recetas para niños' encontrarás un montón de ideas para preparar desayunos, almuerzos, comidas, meriendas o cenas.  ¡Porque a los más peques de la casa les encanta probar cosas nuevas! Por eso, os proponemos un plato en el que incluso podrán ayudar a cocinar y pasar un rato divertido en familia.

Los espirales de hojaldre rellenos de pollo y queso emmental son una receta deliciosa y muy fácil, ideal para preparar en casa y servir como aperitivo o entrante, y son perfectos para cualquier ocasión.

  1. Para empezar, cortamos la pechuga en dos filetes gruesos. También puedes pedir la pechuga ya cortada en tu tienda favorita o en la tienda online.  Ponemos una sartén con un poco de aceite de oliva, salpimentamos el pollo y lo marcamos a fuego fuerte, dándole la vuelta para que se dore por los dos lados, pero sin que llegue a hacerse el interior, después en el horno terminará de hacerse. 
  2. Espolvoreamos la mesa de trabajo con harina, pon la placa de hojaldre y la extieendemos con el rodillo. A continuación cubrimos toda la masa con mojo de cilantro. Puedes utilizar un pincel de cocina para pintar la masa. Después repartimos el queso, dejando libre uno de los extremos para que se adhiera al formar el rollo de hojaldre. Ahora cortamos los filetes de pollo en tiras y los ponemos en el extremo contrario al que ha dejado libre de queso. También puedes pedir en tienda que las cortemos a tu gusto para tu receta. 
  3. Enrollamos el hojaldre presionando para que quede compacto. Batimos el huevo y pintamos el extremo para que se adhiera a la masa. Seguidamente, cortamos discos de un dedo de grosor y los vamos depositando en una bandeja cubierta con papel vegetal o similar. Ahora pintamos las espirales con el huevo batido, introducimos la bandeja en el horno precalentado a 220ºC con calor arriba y abajo. Horneamos hasta que el hojaldre esté dorado y crujiente. Cuando lo retires del horno, deja enfriar sobre una rejilla


¡Listo! Ahora solo queda disfrutarlos.

Nuestro consejo:

Las espirales de hojaldre con pechuga y queso son un plato delicioso que puede tomarse como aperitivo, entrante o merienda. Podéis disfrutarlas recién hechas, calientes, o frías. De hecho, se pueden preparar con antelación y calentarlas en el horno hasta que se doren un poquito, y luego antes de servirlas darles el último toque de sabor volviendo a calentarlas un poquito hasta que queden crujientes.