Costillas de cerdo a la miel y mostaza

Receta de costillas

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

1 costillar de cerdo (500 g)
1/2 vaso de aceite de oliva
2 cucharadas de mostaza
2 cucharadas de miel
1 cucharada de soja

Sal y pimienta al gusto 

Elaboración

¿Sabías que la carne de cerdo nos aporta grandes beneficios? Hasta hace un tiempo muchas personas la mantenían alejada de su dieta por la creencia de que la grasa que aportaba a nuestro organismo era un riesgo para la salud. No obstante, nada más alejado de la realidad. La carne de cerdo nos aporta grandes valores nutricionales como proteínas, vitaminas y minerales. De hecho, es ideal en épocas de crecimiento y nos ayuda a mantenernos activos y llenos de vitalidad. En general, es una excelente opción para incluir en nuestra alimentación, sin caer en el abuso. 

La receta que os vamos a enseñar, es perfecta para compartir con amigos o familiares, en comidas o cenas. Esta receta de Costillas de cerdo a la miel y mostaza es muy fácil de hacer, seguro que gusta a todos y no deja a nadie indiferente. Compra unas buenas piezas de costillas de cerdo y prepara tu mismo la salsa de miel y mostaza, seguro que te quedan deliciosas.

No pierdas detalle de ningún paso de esta fácil y apetitosa receta, te contamos su preparación:


1. Primero ponemos las costillas sobre papel de aluminio con sal y pimienta y las cerramos haciendo un paquete. Pre-calentamos el horno a 160º y ponemos las costillas sobre un recipiente en el horno durante una hora y media, envolviéndolas sobre papel de aluminio primero sin salsa, conseguiremos que queden mucho más jugosas y no perderemos casi nada sus jugos.

2. Mientras las costillas se hacen al horno en un bol mezclamos el aceite de oliva, la miel, la mostaza y la salsa de soja. Puedes mezclar dos tipos de mostaza normal y antigua o si prefieres que tenga un sabor mas intenso utiliza solo mostaza antigua. Removemos bien hasta que quede una mezcla homogénea.

3. Una vez transcurrido el tiempo en el horno, sacamos las costillas, destapamos del papel de aluminio y pintamos las costillas con la salsa por un lado. Metemos al horno a 200º durante unos 15 o 20 minutos.

4. Pasado este tiempo las sacamos del horno, les damos la vuelta y volvemos a pintar durante otros 15 o 20 minutos a la misma temperatura.

5. Una vez haya pasado este tiempo sacalas del horno y sírvelas acompañadas con patatas fritas o asadas. Disfruta de su exquisito sabor.

¡Para chuparse los dedos!


Nuestro consejo:

Para conseguir las costillas tostadas y crujientes ve pintando cada lado más veces y al final déjalo unos 5 minutos con el grill del horno, revisando que no se quemen. Conseguirás que queden mucho más crujientes por fuera pero seguirán estando jugosas por dentro.