Conejo al ajillo

Dificultad
Metodo
Cantidad de Gente
Ingredientes

450 g de Conejo troceado en porciones

5 dientes de ajo

10 g de harina de trigo

200 ml de vino blanco

200 ml de Caldo de carne o de pollo

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta al gusto

Zumo de medio limón

Un ramillete de tomillo fresco (opcional)



Elaboración

Cocina tradicional, receta tradicional... ¡sabor buenísimo! Es uno de los platos típicos de nuestra gastronomía y poco sabemos de los grandes beneficios del conejo. Es una de las carnes blancas más saludables ya que contiene poco grasa. Además, destaca por su aporte en potasio, fósforo y calcio. 

En ocasiones queremos preparar recetas con conejo y no sabemos muy bien por donde tirar, pero esta es una de las que no deja indiferente a nadie. Pocos ingredientes, una mínima preparación y conseguimos un sabor inolvidable. 

Preparación del conejo al ajillo

1/ Comenzamos por adrezar el conejo, es decir, lo salpimentamos a nuestro gusto y lo dejamos reposar.

Mientras hacemos esta operación, ponemos en una cazuela baja cinco cucharadas de aceite de oliva y doramos los cinco dientes de ajo sin pelar.

2/ Enharinamos cada porción del conejo con la harina de trigo, y vamos incorporándolas a la cazuela. Dejamos que se frían bien hasta que tengan un color apetecible y estén bien hechas por dentro.

Podéis tardar unos 20 minutos en dorarlas, recuerda siempre darles la vuelta de forma continuada para que estén uniformes.

3/ Cortamos un limón por la mitad y lo exprimimos a mano repartiendo el jugo por encima de cada tajada.

4/ Agregamos los 200 ml de vino blanco, un vasito, y el caldo de carne. En este punto podéis elegir qué caldo utilizar si uno de carne con un sabor más potente o uno con un sabor más suave como es el caldo de pollo.

Cuando esté el vino y el caldo subimos el fuego para que empiece a reducir la salsa.

5/ Agitamos la cazuela con cuidado para no quemarnos y hacemos movimientos circulares, de esta forma conseguiremos que la salsa se ligue al mismo tiempo que se evapora.

En tres minutos la salsa ya ha impregnado todas las tajadas del conejo para que queden jugosas y llenas de sabor.

6/ Podemos añadir unos ramitos de romero o perejil (al gusto) para aportarle un plus de sabor.

¡Y listo! Así de sencillo es preparar conejo al ajillo de forma tradicional.

¿Cómo podemos acompañar el conejo al ajillo tradicional?

- Puede ser una gran segundo plato para tomar después de una crema de verduras.

- Se puede acompañar con patatas a lo pobre o una ensalada sencilla con tomate.


No te pierdas nuestra selección de recetas, ¡hay un montón de opciones!